martes, 27 de mayo de 2008

Yegros 1926


Este señor fue mi "suegro" desde los quince hasta casi los 20 años, con idas y vueltas.
Era escritor, poeta y sobretodas las cosas paraguayo. Gracias a él, creo yo, hoy me dedico de alguna manera a lo que me dedico. Nunca lo supo, no tuve oportunidad de decírselo.
Esto es una suerte de homenaje a Elvio, padre de Ariel, abuelo de Danilo.Elvio Romero mi agradecimiento no solo por lo que me enseñaste, sino por haber calentado mis manitos quinceañeras cuando llegaba fría de la calle con las tuyas, que eran como si estuvieran hervidas.

6 comentarios:

Manón dijo...

oh, las manos grandotas y envolventes... de pronto extrañé a mi abuelo.

Hace frío.

pesuniasygarras dijo...

Si super envolventes!! y calentitas.

Si hace frio y es el clima perfecto ara extrañar.

Saludos Manoncita
Garras

pesuniasygarras dijo...

para extrañar...(quise decir)

El Desaforado dijo...

"tibia carne adorada", escribió el poeta. Envidiable su suegro.

pesuniasygarras dijo...

Uyyy me mató con eso...
Gracias Desaforado!!!
Saludos
Garras

Alejandro dijo...

Lo lloré más que a mi padre cuando se murió. Nos dejó huérfanos a quienes amamos las letras, que de por sí ya son huérfanas en Paraguay...