jueves, 15 de mayo de 2008

El cuco de Camporaaaaaaaa


Cuando era chica vivía en un departamento en el quinto piso y mis abuelos paternos vivían en el segundo.
Todos los viernes con mi hermano nos quedabamos al volver de la escuela a pasar todo el día ahí hasta después de la cena.
Un día mirándo una revista con él, nos encontramos con una foto que nos impresionó a los dos mucho. Era Cámpora en su cajón de muerto y en medio de su garganta tenía como una especie de riñón, algo así, una protuberancia gris y fea.
Mi hermano me pidió dejar de ver la revista, en el momento accedí pero la escondí en el ropero donde mi abuela guardaba sus cosas para hacernos tortas.
Cada viernes, la sacaba y le decía a mi hermano: (con voz de bruja y mientras le mostraba la revista)
-Cámpora, ahi viene Cámporaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Y el corría gritando desesperado por el departamento hasta que se iba a el quinto piso y yo sentía que había logrado mi objetivo.
Al día de hoy Cámpora es código entre él y yo.
Pese a los celos que le tuve y las maldades que le hice, lo adoro, lo amo.

7 comentarios:

Cajetilla dijo...

Cuando era chica tenia disrrimia, y por esa raz�n ten�a que tomar una pastilla todas las noches.
Ese era el motivo, para que mis hermanas me acosaran durante mucho tiempo diciendome que en cualquier momento vendr�a la ambulancia a buscarme para llevarme al manicomio.
Igual las quiero yo tambien.
Porque ser� que a pesar de esas torturas uno sigue queriendo a su familia... Lo sabra Freud.
Beso Garras

pesuniasygarras dijo...

No lo sé.Igual son travesuras!!
Saludos y gracias por pasar
Garras

Margineta dijo...

jjajajaa te imagino gritandole como una loca!!! Camporaaaa!que miedito me diste amiga.

pesuniasygarras dijo...

Si Margiii, me encantaba hacerlo y de éstas hstorias tengo miles.
Te las iré develando.
Besos
Garras

nina dijo...

jajaja que malvada!!!Si seran crueles los hermanos mayores!!Pero al lado de lo que me hacía mi hermana sos pura bondad...Un día estabamos en la cocina con ella y mi prima, yo tendría 6 y ellas 12 y como eran mis ídolas y quería estar con ellas hacía casi todo lo que me pedían...Me dijeron: "Cerra los ojos y abrí la boca" Yo: No no!que me van a hacer??Ellas: Nada, vos confia, es re rico!!Y la pequeño ingenua lo creyo...casi vomito cuando colocaron una cantidad generosa de pimienta en mi lengua..Grité, escupí, me lave y tuve que comerme enormes cucharadas de dulce de leche, mientas ellas reían a carcajadas agarrandose la panza.
Nina
(Me encanta tu blog!!!)

pesuniasygarras dijo...

Nina!!! Que alegria que pase por aqui.
Si los hermnaos mayores a veces somos malos con los más pequeños, es cierto.Yo me moría de celos!!
Es más cuando mi hermano nació al salir del sanatorio pedí volver en el moisés y padres, pobres, accedieron con mi hermnao en brazos.Je
Saludos
Garras

nina dijo...

jajajja es asì!!!Creo que los celos son inevitables!!A mi me hubiera encantado tener un hermano màs chico para vengarme jejej. Besos!Un placer pasar por su blog!!